Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

Bruxismo

El bruxismo es una patología que consiste en apretar de forma inconsciente la mandíbula o incluso rechinar los dientes, que se da generalmente mientras dormimos. Esto nos puede acarrear diversos problemas como desgaste en los dientes, dolor muscular o cefalea. Para paliarlo el odontólogo te recomendará el uso de una férula de descarga que tendrás que colocarte cada noche para dormir.

¿Cómo evitar el bruxismo?

El bruxismo o rechinar de los dientes es un trastorno inconsciente. La persona que sufre este problema no lo hace de manera intencional. El bruxismo puede ser diurno o nocturno, aunque el más común es este último.

Para poder establecer unas pautas para evitar el bruxismo lo primero es averiguar las causas del trastorno. Estas pueden ser estrés, ansiedad, desordenes del sueño, una mordida anormal o dientes torcidos o que faltan. Atajando el origen el bruxismo podrá desaparecer.

En cualquier caso y mientras desaparece el origen lo mejor es poner remedios para evitar males mayores. Si el bruxismo es diurno intentaremos de manera consciente no apretar los dientes ni rechinarlos. Si esto no fuera posible se puede utilizar una férula de descarga.

El bruxismo nocturno es más complicado de controlar conscientemente. Por ello, la recomendación es usar férulas de descarga para evitar que los dientes puedan rozarse y producir los molestos ruidos o bien erosionarse.

Síntomas del bruxismo

Cuando se sufre bruxismo, los dientes se aprietan sobre los músculos, los tejidos u otras estructuras de la mandíbula. Los síntomas relacionados con el bruxismo o rechinar de los dientes incluye las siguientes manifestaciones:

· Dolor de dientes, mandíbula, cabeza y cuello: la presión ejercida sobre la zona genera una tensión en los alrededores que provoca inflamación y dolor. En ocasiones este dolor alcanza a los oídos.

· Desgaste de los dientes, fractura de los dientes o rotura del esmalte: apretar de forma continua sobre la misma zona debilita los dientes produciendo lesiones con graves consecuencias.

· Sensibilidad muscular y dental: especialmente por las mañanas. La sensibilidad a la temperatura de los alimentos o líquidos es habitual cuando se producen lesiones en los dientes o bien sensibilidad al masticar.

· Cambio en la mordida: es frecuente que la presión continua ejercida en la mandíbula pueda modificar la mordida.

· Insomnio: la tensión o presión que la mandíbula sufre provoca que la calidad del sueño no sea correcto o incluso muy malo.

· Problemas cervicales: la presión fuerte en la zona de la mandíbula puede producir contracturas cervicales debido a la proximidad y como consecuencia mareos o vértigos.

Consecuencias del bruxismo

Aunque algunas personas no presentan síntomas, el bruxismo puede llegar a causar:  

· Dolor mandibular y de oído.

· Problemas en la articulación temporomandibular.

· Dolor de cabeza.

· Ansiedad.

· Tensión.

· Sensibilidad dental al frío, al calor y a los alimentos dulces.

· Insomnio.

· Desgaste excesivo y rotura de dientes.

Bruxismo ¿cómo se cura?

El bruxismo es un problema que sufren muchas personas y algunas nos son conscientes de ello. Si no se trata a tiempo puede provocar dolor de mandíbulas, de cabeza; y dientes rotos, desgastados o con el esmalte quebrado.

Para curar el bruxismo es importante dirigirse al origen del problema y establecer un tratamiento:

· Estrés o ansiedad: suele ser la causa más común. Para evitar el estrés se pueden realizar sesiones de relajación o cambiar de hábitos de vida. Si esto no funciona el médico podrá recomendar algún tipo de fármaco relajante.

· Desordenes del sueño: lo mejor es acudir al médico que realice un estudio para averiguar el origen y establecer el tratamiento más adecuado.

· Mordida anormal o dientes defectuosos: el dentista estudiará la situación particular de cada paciente y adoptará el tratamiento más adecuado.

Una vez establecido el origen, el objetivo es reducir la molestia de los síntomas y evitar consecuencias más graves. Para el dolor, el médico o dentista prescribirá el uso de un analgésico, antiinflamatorio o relajante muscular. Para el desgaste o erosión de los dientes el profesional recomendará utilizar una férula de descarga que evite que el daño a los dientes siga avanzando y desaparezca el ruido al rechinar. Así como, que los músculos de la mandíbula se relajen y disminuya el dolor. Existen diferentes tipos de férulas de descarga por lo que es importante que tu dentista te recomiende la opción más adecuada para tus necesidades.


haz clic para copiar mailmail copiado